La derrota de la armada española en el combate naval de Montevideo

Por Isabelino Vissio

Antecedentes

La situación política en el Río de la Plata a fines de 1813 era compleja, mientras España contando con la ayuda de Gran Bretaña, reconquistaba su territorio en la península Ibérica de manos de los franceses, aquí en Montevideo los españoles reforzaban su presencia en este puerto que les representaba una magnifica «cabecera de puente» para desembarcar tropas y reconquistar con fuerza el Río de la Plata.

Otro de los peligros que se sumaba por aquel entonces lo representaba la amenaza de la anunciada llegada a estas aguas de la expedición del general Pablo Morillo quien después a fines de 1815 vencería a los patriotas en Venezuela.

El temor se fundaba en que el mismo desembarcara en el Río de la Plata y estableciera una base militar con la que pudiera atacar con facilidad el puerto y la ciudad bonaerense.

Mientras tanto desde Buenos Aires se intentaban negociaciones con las autoridades españolas, por esta razón el 20 de enero de 1814, Artigas sintiéndose desconocido por el gobierno de aquella ciudad, abandono en forma secreta el segundo sitio de Montevideo con una parte de su ejercito En respuesta a la actitud de Artigas el Director Supremo Gervasio Antonio Posadas lo declaro «reo de traición a la patria», pidiendo su cabeza vivo o muerto.

Luego de estas negociaciones que resultaran fracasadas, los acontecimientos protagonizados por Artigas y con la intención de enfrentar a los españoles en la Banda Oriental, Posadas dispone la organización de una flota de guerra.

El general Rondeau, jefe de las fuerzas sitiadoras, tiempos antes había solicitado la formación de una escuadrilla de corsarios armada por el mismo con la cooperación de particulares, en estos barcos se había destacado la acción de Brown, quien desde los últimos días de 1813 servia en la marina de la revolución como corsario.

La Banda Oriental, dominada, por las fuerzas realistas tuvo desde antes al Almirante como firme militante de la causa de mayo destacándose en varias acciones como el transporte de víveres y armas para los patriotas y el apresamiento de la goleta NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN y la balandra SAN JUAN DE ANIMAS además de otros buques.

Juan Larrea, que se desempeñaba como Ministro de Gobierno de Buenos Aires, consideraba que solo se podía conquistar Montevideo por mar mediante la conformación de una flota que obligara al enemigo a encerrarse en el puerto. Larrea que era vocal de la junta de mayo, era también dueño de una flota naviera y la persona con más fortuna personal de la Junta, de esta forma comprometió su fortuna en un préstamo para conformar la escuadra que fue puesta a la orden de Brown.

Otro hombre de la Junta de Mayo oficio como intermediario encargado de la adquisición de los buques, Guillermo Pío White, un hombre que se había desempeñado como espía ingles durante las invasiones inglesas de 1806 y 1807 quien perjudico a Larrea comprando los barcos a precios exorbitantes en un negociado que después le costaría caro al propio Larrea.

 

El 1° de marzo de 1814, el gobierno de Buenos Aires considerando los importantes servicios prestados por el marino Irlandés le ofrece el comando de la escuadra como Jefe de las Fuerzas Navales de la República.

La flota española con asiento en Montevideo proveía de armas y víveres al ejército realista esterilizando todo esfuerzo de las fuerzas sitiadoras, por lo que Brown acepta el comando de la escuadra y su nombramiento con el cargo de «Teniente Coronel y Comandante de las Fuerzas Navales de la República ». Brown contaba con 37 años de edad de los cuales 25, los había navegado y algunos de ellos en situaciones de guerra.

Para su incipiente flota, Brown recluto a criollos e indios que aunque carecían de experiencia marinera estaban consustanciados con la causa de mayo, para eso el marino irlandés se las ingenio en el aprendizaje de los reclutas cambiando términos náuticos por los nombres de las cartas de la baraja.

Comienzo de las accciones

Luego de los combates que tuvieron lugar en Martín García y arroyo de la China, la fragata HERCULES tuvo que ser reparada en Buenos Aires de 82 balas que había recibido en su casco y salvada gracias a la pericia de sus tripulantes que maniobraron con una sola vela para hacerla zafar del veril del Banco de la Palma.
En Buenos Aires, Brown aprovecho para también aprovisionar su escuadra y poner proa a Montevideo, donde llego el 14 de abril a los efectos de establecer el bloqueo, a la escuadra original que había combatido en Martín García se le habían sumado la corbeta ZEPHIR, las recientemente adquiridas corbetas BELFAST, y AGRADABLE, las goletas JULIETA Y FORTUNA, la zumaca TRINIDAD, además del falucho SAN LUIS y la balandra CARMEN.

Al llegar a Montevideo se estableció contacto con el ejercito del general Rondeau y se dio comienzo al bloqueo, durante el transcurso del mismo, Brown apreso a numerosos buques que desde las costas del Brasil, la Patagonia e inclusive el Perú, traían provisiones, combustible y leña, estas acciones llevadas adelante por la flota del marino Irlandés causaron el pánico de los sitiados.

La situación del bloqueo y la estrechez por la carencia de provisiones movió a los jefes españoles a arriesgar una acción motivados en gran parte por la superioridad de sus fuerzas que habían crecido merced a la compra de varios barcos mercantes que se encontraban en el puerto.

El combate naval de Montevideo

No bien comenzado el bloqueo por mar, el primer teniente de la HERCULES, Gibson, vio en la noche del 13 de mayo que el enemigo estaba haciendo señales en el puerto comunicando este hecho a Brown por lo que este impartió ordenes de permanecer alertas ante la sospecha que estos, podían moverse hacia fuera del puerto, esta premonición se concreto en la mañana del día 14 cuando en correcta formación los españoles se hicieron a la mar en línea de combate con la fragata MERCURIO, las corbetas NEPTUNO, PALOMA y MERCEDES, los bergantines SAN JOSÉ y CISNE, el falucho FAMA, el lugre SAN CARLOS y el queche HIENA, además de unos balandros.

     
     
Página 1 2 3