A Guillermo Brown
San Clemente del Tuyú, 12 de noviembre de 2010.

Por D. Alejandro Omer Rosales
Residente en San Clemente del Tuyú, del Partido de la Costa, provincia de Buenos Aires.
     
Para que nuestra Nación
lograra la Independencia,
contó con la gran presencia
de gente sin parangón.

La que sin dudar luchó
brindando incluso su vida,
por la Patria sometida
cuya libertad logró.

De lo que he aludido
Guillermo Brown se lució,
pues su vida dedicó
a ese fin y fue cumplido.

Su origen no le importó.
Se sintió un patriota más
y se unió a los demás
él, que en Irlanda nació.

Marino, pero mercante,
sintió una necesidad:
Luchar por la libertad,
para él, muy importante.
En su mente y corazón
había una llama viva,
dar a su patria adoptiva
su aporte, sin condición.

Él supo bien compensar
diferencia de unidades,
con sus tácticas navales
y modo de navegar.

Su accionar comenzaría
con un triunfo inicial,
y la batalla naval
fue en la isla Martin García.

Le siguió Montevideo.
La táctica a emplear
fue al enemigo encallar
en el puerto El Buceo.

El enemigo logró
en una pierna herirlo.
Aun así, hay que decirlo,
al final capituló.
Ya figura en los anales
-por digna de mencionar-
su destreza al afrontar
grandes batallas navales.

Ninguna lucha evitó.
De su accionar fueron presas,
la armada anglo-francesa
y hasta al Brasil enfrentó.

El Brasil he mencionado
y cabe aquí recordar,
que en el Tuyú supo andar
antes de haberlo enfrentado.

Macedo (estancia), el lugar
en el que Brown se apostó
y allí el momento esperó
antes de ir a luchar.

Y la batalla naval,
por los patriotas ganada,
fueron las denominadas
de Los Pozos y Juncal.
También creyó necesario
cumplir importante fin,
ayudar a San Martín
actuando como corsario.

Su objetivo, distraer
a las fuerzas realistas
y sin duda fue efectista
su forma de proceder.

Sintió la argentinidad.
Patriota y luchador,
combatió con gran amor
en pos de la Libertad.

Fue pilar de nuestra historia
y digno de homenajear.
Siempre presente ha de estar,
de Argentina, en la memoria.
(1)
     
       
 
1) Los datos acerca de la presencia de Guillermo Brown en el Tuyú, fueron obtenidos del texto "Parajes y esquinas de los Montes Grandes " de Alberto Mola. Allí se menciona que el gobierno compró en Chile tres naves a las que les asignó los nombres de “Buenos Aires”, “Chacabuco” y “Montevideo”. Fueron despachadas a través del Estrecho de Magallanes. Para recibirlas se comisionó al almirante Guillermo Brown, quien llegó a la posta y acantonamiento Kakel, donde le dieron 40 hombres al mando del coronel Saejos. Atravesó la Laguna del Maestro, y estableció su residencia en Macedo. Hoy existe una placa en el corredor colonial de la vieja estancia que dice:
"En esta casa vivió el ilustre almirante Guillermo Brown".