El Archivo Naval de Cartagena.

Por el Lic. Jorge N. Mangas

Una noticia que interesa sobre manera a los estudiosos de la historia naval, es la modernización que se ha operado sobre el Archivo Naval de Cartagena, dependiente de la Armada de España.

La ciudad de Cartagena depende de la Comunidad Autónoma de Murcia. La ciudad tiene una larga historia que viene del siglo V a.C. cuando los íberos fundaron un asentamiento estable en una rada natural cerca del Mar Menor.

Los íberos llamaron Mastia a su emplazamiento y ya comenzó a tener un rol en las incipientes relaciones mediterráneas.

En el año 233 a.C. el cartaginés Absdrubal estableció junto a Mastia en una construcción militar Quart Hadas (Ciudad Nueva).

Las guerras púnicas que llevaron a la destrucción del imperio cartaginés, abrieron la tierra a la ocupación romana. En el 209 a.C. Publio Cornelio Escisión ocupó Mastia transformándola en Cartago Nova, e importante puerto romano.

Augusto la convertiría en Provincia Tarraconense, y en el siglo III pasaría a ser provincia Cartaginense.

Con la desintegración del Imperio Romano caerían sobre la ciudad numerosas oleadas bárbaras, que como en el resto de la antigua Europa romana supusieron una marcada decadencia y ruralización que transformó la ciudad en una aldea.

En el siglo VI vivió la importante influencia bizantina y se convirtió en capital de los dominios occidentales del Imperio Bizantino bajo el nombre de Cartago Nova.

Pero en el siglo VII cae en manos de los visigodos y nuevamente en decadencia. Poco después será ocupado por los musulmanes y su importancia no se recuperará ya que éstos fundarán a unos 50 km del mar Medina Mursiya, actual ciudad de Murcia, capital de la actual Comunidad Autónoma.

Caerá en 1241 en manos cristianas, sin recuperarse de la decadencia que arrastraba desde el período bizantino, al punto que el obispado se traslada a Murcia.

El hostigamiento sistemático de los musulmanes del Norte de Africa en todo el mar Mediterráneo obliga a que desde el reinado de Felipe II se inicien obras de fortificación y se instale una importante flota.

Otros acontecimientos como la guerra de Sucesión hacen que la plaza se vea involucrada.

Pero ya con Carlos III (segunda mitad del siglo XVIII) se concretan las importantes murallas que hoy podemos recorrer paralelas al mar.

En el siglo XIX con el despegue de las exportaciones mineras la ciudad vivió un gran auge económico y poblacional.

Durante la Guerra Civil (1936-1939) Cartagena permaneció republicana. De allí en octubre de 1936 el gobierno envió a un Banco de Moscú, el llamado Comisariado del Pueblo para la Finanzas, quinientas toneladas de oro que correspondían a las Reservas del Estado Español y que la Rusia de Stalin jamás reintegró a España.

La ciudad-puerto fue mantenida hasta el último minuto en manos republicanas con la idea de evacuar por mar a numerosos combatientes y familiares, cosa que en gran medida fracasó.

Luego de la Guerra Civil la ciudad se recuperó de la mano de la minería, industria naval y química.

Desde 1999 Cartagena cuenta con una Universidad (Universidad Politécnica de Cartagena).

 

Justamente en Cartagena se encuentra uno de los fondos documentales más ricos de España, obtenido tras cuatro siglos de guardar todo lo generado por la actividad naval de España en el Mediterráneo, en especial, aunque el material del
archivo excede por mucho ésta documentación especializada.

Por ejemplo entre los siglos XVII y XVIII hay material de las armadas de Génova, Nápoles, Sicilia, etc. El Archivo Naval de Cartagena inicia sus actividades a mediados del siglo XVII cuando el lugar fue declarado apostadero principal de galeras de España.

En el siglo XVIII va a constituirse en Capital del Departamento Marítimo del Mediterráneo, nombre que aún conserva.

Es parte del Archivo la gran Biblioteca Central especializada en temas navales.

En la sección de cartografía, dibujos y planos se encuentran:

Una colección de Cartografía Naval Española. Esta va desde el siglo XVIII en adelante, habiendo en él numerosos mapas del Continente Americano y de Europa, Asia y Africa.

Colección de derroteros españoles y extranjeros, y libros vinculados al tema.

Sección de libros de navegación que permiten conocer las antiguas técnicas y conocimientos marineros de la época.

Al respecto las autoridades del Archivo editarán un diccionario de voces y terminologías marineras de los siglos XVII y XVIII que facilitaran la lectura del material.

Entre algunas de las series documentales del Archivo Naval de Cartagena encontramos:

Reales Ordenes (1638-1931).

Expedientes testamentarios (siglos XVII y XVIII).

Matrículas navales e inscripción marítima.

Asientos.

Expedientes de presas.

Libros de historial y expedientes personales.

Libros de Registro de dotaciones de buques y regimientos.

Libros de Registro de forzados y esclavos de galeras (1624-1813).

Puertos (siglos XVIII-XX).

En algún momento todo este material se podrá consultar en Internet, evitándose así la consulta física con el consiguiente deterioro que sufre este material tan frágil, pero además permitiendo que en algún momento las bibliotecas más importantes del mundo, como los archivos históricos puedan ser consultados sin ninguna limitación las 24 hs del día, los 365 días del año.

Finalmente para tener una idea de la importancia de lo que significa el Archivo Naval de Cartagena, tengamos en cuenta que uno de los más famosos y gigantescos Archivos Históricos de España como es el Archivo de Indias de Sevilla tiene unos 7.000 metros lineales de estanterías; mientras que el Archivo Naval de Cartagena cuenta con 28.000 metros lineales, que equivalen a 28 kilómetros de estanterías con documentación de invalorable valor histórico.

     
     
Página 1