Epica Naval:
Nomenclatura de los medios navales adquiridos durante la Paz Acorazada y la rúbrica musical de esos contenidos patrióticos.

Por Magister Capitán (EA) Diego Gonzalo Cejas

   

INTRODUCCION

El año 1880 se constituyó en un hito trascendente en la historia argentina en tanto y en cuanto indicó el punto de partida de un proyecto político que transformó el país en un Estado moderno. Este definió con precisión sus objetivos, y no fue casual que la mayor parte de sus propuestas se orientaran a sustanciar la idea de Nación de la que
se sentía heredero. Y esa idea de Nación debió cimentarse, consolidarse y difundirse creando entonces las nuevas generaciones de argentinos que asumirían a su turno la tarea de continuar lo iniciado por los hombres de La Generación del '80. En este sentido, éstos, identificados con el pasado nacional, gestaron la aparición de una corriente historiográfica cuya interpretación resultante venía a justificar y explicar el presente que vivían; en el decir de Nicolas Shumway, "inventaron la Argentina”(1) en función de intereses específicos y dinámicos.

Durante el período comprendido entre 1880 y 1910, la clase gobernante generó y ejecutó una serie de cambios de singular importancia, que contribuyeron a consolidar la unidad nacional, afianzar las instituciones, expandir y transformar la economía, incorporar e integrar al territorio las extensiones de la región patagónica y del Chaco, conformar una sociedad nueva con el aporte de una fuerte corriente inmigratoria que, con el tiempo, cambió la fisonomía social de nuestro país.

En este contexto, en cumplimiento de lo dispuesto por la Constitución(2), y ante la inminencia de un conflicto limítrofe con Chile, el Estado Nacional emprendió la tarea de dotar a la República de una armada moderna en todo sentido, tanto en los medios
como en la doctrina. Como parte de esta empresa, y ante la dificultad de contar con tripulaciones heterogéneas, se propuso proporcionarle una identidad basada en un pasado glorioso, el cual se reflejaba en la nomenclatura de sus navíos y en la rúbrica musical de esos contenidos históricos. Para el logro de este propósito, dotaron a la 3 Fuerza de bandas de música(3) que evocaron en tierra y a bordo, las hazañas militares que la historiografía recreaba y la escuela -pública, laica, gratuita y obligatoria- difundía.

Hasta ese momento, la legislación naval y las tradiciones musicales que ejecutaban las pocas bandas existentes, tenían su origen en las Ordenanzas de Carlos III(4), vigentes hasta 1882; en su afán modernizador, la Armada organizó bandas musicales, incorporando a inmigrantes españoles e italianos(5) poseedores de una gran cultura musical y así aprovechó el saber artístico europeo y lo conjugó con la necesidad local: divulgar nuestras tradiciones y argentinizar.

La elección de nombres para los medios navales adquiridos durante el período conocido como la “Paz Acorazada” y su posterior consagración en célebres composiciones musicales, respondió a un objetivo preciso de la Armada, en tanto fue esa misma Armada la que propició su reforma que respondía a las exigencias de la coyuntura internacional de entonces y al reconocimiento de nuevos valores como el sentido de fidelidad a la Patria y la obligatoriedad del servicio militar.

Desde esta perspectiva, nomenclatura de buques y música naval se presentaron como estrategias de argentinización y de establecimiento de nuevas pautas de adhesión y celebración tanto de la Patria como de sus héroes.

 


Tapa de la partitura del tango Dreadnought “Rivadavia”, de Carmelo Liparini.

En referencia a la música naval, Vicente Gesualdo y el Inspector de Bandas, Capitán de Corbeta Lisandro Benetti, rescataron y ordenaron en sus escritos los conjuntos bandísticos que se sucedieron en la historia naval argentina. En ese sentido, el Registro de Marchas Militares Oficializadas de la publicación Régimen para las Bandas de Música de la Armada Argentina(6), compaginó la producción musical naval, pero sin indagar cuestiones relativas al modo de apropiación del pasado, a las intencionalidades con que fueron creadas y al alcance y funcionalidad que cumplieron en los ámbitos navales. Las exigencias institucionales del nuevo Estado.

En su primer mensaje presidencial, el General Julio Argentino Roca resumió en una frase, el espíritu que habría de guiarlo en el ejercicio de su mandato: “Paz y administración”. Por paz dio a entender la represión de todo intento revolucionario y asimismo, la eliminación de toda lucha legítima por el poder. Administración significó, entre otras cosas, modificar el funcionamiento arcaico del Estado y modernizar su legislación para ponerlo al corriente del progresismo europeo.

En el ámbito naval, “Paz” representó la supresión de las fuerzas provinciales en 1880 y la sanción de códigos disciplinarios en 1882 que derogaron las antiguas Ordenanzas de Carlos III, vigentes desde 1768. “Administración”
significó desarrollar:
Medidas concretas tendientes a superar las deficiencias de fondo; fundamentalmente en lo relacionado con el reclutamiento del personal, su bienestar y formación profesional.

     
     
Página 1 2 3 4 5