El Almirante Brown, benemérito de la República



Por el Doctor Cristian García Godoy

INTRODUCCION

RECORDAR, HONRAR Y RECONOCER la personalidad histórica de quien cumplió en los tiempos de la creación de nuestra República un papel, por momentos crucial en el río y en el mar, tal el propósito de esta indagación.

Más no se busque en este trabajo otra cosa que un sincero deseo de hacer accesible a grandes trazos lo más relevante y, por qué no, lo más sorprendente de aquella vida singular.

No había nacido en nuestra tierra, no tenía parientes ni intereses en ella, su origen y ascendencia irlandesa nada tenían de común con España, el Río de la Plata o nuestra mayoría de edad, salvo el ser católico. Sin embargo, por vía de Estados Unidos, y huérfano en Filadelfia, se inició de grumete en algún barco de este país. Más tarde, guerra de por medio entre Inglaterra y Francia, prisión en ésta y posterior fuga, volvería a Inglaterra donde contraería enlace con Eliza Chitty y comandaría la fragata Belmond y luego la Jane, con las cuales navegaría por el Atlántico Sur.

Hasta que hacia 1811, con casi 35 años, llegaría a Buenos Aires al mando del navío Eliza ex Grand Napoleón el cual, infortunadamente, naufragaría en nuestra ensenada de Barragán. Ya está Brown en Buenos Aires ansioso por traer su familia, pues hijita y esposa Eliza (en cinta) se encontraban en Inglaterra, lo que logra hacia 1813, afincándose al adquirir una propiedad en Barracas y una goleta, la Industria.

En dicho terreno edificará su Casa Amarilla y comenzará a participar en la vida y circunstancias de aquellos años difíciles de nuestra patria con aportes para bibliotecas, negociaciones comerciales y donaciones patrióticas. (1)

Hasta que en 1814 el director supremo Gervasio Antonio de Posadas "…atendiendo a los méritos y servicios de D. Guillermo Brown, [ha] venido a conferir[le] el empleo de Teniente Coronel de Ejército y Comandante de la Marina del Estado, con el sueldo de ciento ochenta pesos mensuales…". (2)

Cabe recordar que fue Posadas quien nombró gobernador intendente de Cuyo al entonces joven coronel José de San Martín, cuando comandaba el Ejército del Norte.

I. GRANDES CICLOS Y MOMENTOS DE SU VIDA

A partir de entonces, la vida de Brown puede presentarse en tres grandes ciclos: (a) De 1814 a 1815; (b) De 1815 a 1818; (c) De 1826 a 1828, en la que domina los acontecimientos la guerra con el Imperio del Brasil, declarada el 3-I-1826; con períodos intermedios entre 1818/1822, 1823/1825, y (d) una extensa etapa final desde 1828 hasta 1857, en la que el bloqueo de la Confederación Argentina por Francia e Inglaterra lo encontrará en activa gestión de los intereses del país.

1. Guerrero de la Independencia

En su primer gran ciclo (1814/1815), no por su extensión pero si por su importancia, Brown es el guerrero de la independencia, a la cual le ofrenda los grandes triunfos signados por la toma de la Isla Martín García, "…llave de los ríos Paraná y Uruguay…", según acertadamente han dicho los historiadores navales Arguindeguy y Rodríguez, el bloqueo naval a la Banda Oriental, y su contribución a la conquista de Montevideo, acciones que forzaron al general hispano Gaspar de Vigodet a ofrecer su rendición, la que significó la entrega de importante botín de cañones, fusiles, munición, pólvora y pertrechos imprescindibles para la lucha que se había emprendido con el objetivo de lograr la independencia.

Además, produjo la retirada del legendario Jacinto de Romarate por el río Uruguay, desde donde, falto de municiones, no pudo realizar otras operaciones. En esta etapa se destacan los combates de El Buceo y de Montevideo (18/17-V-1814).

Es interesante conocer el sobrio texto con que en marzo de 1814 Brown comunicó al ministro de gobierno Juan Larrea "…que la Isla Martín García fue tomada por las fuerzas de mar y tierra, bajo mi comando, el lunes último a las cuatro y media de la mañana…Ruégole me escriba acerca de cómo debo disponer de la isla y la fuerza naval…". (3)

Poco después (19-IV-1814) elevó a Larrea un "…relato exacto y detallado…referente a la acción desarrollada entre las naves de guerra de Buenos Aires…y las de Montevideo, cerca de Martín García…" en el que consigna la lista de oficiales y marineros muertos y heridos a bordo de la Hércules, en número de 12 y 21, y de 8 y 2, respectivamente. (4)

El Combate de Montevideo: "No usar represalias"

El mes siguiente, Brown informó a Larrea (12-V-1814) de la captura de varias presas de Europa y Patagones, con "…cargamento de vinos, alcoholes y algunas mercancías secas…", además de 12 fusiles y pólvora, dos cañones de a seis, "… un ancla nueva y un cable…".(5) e inmediatamente después (19-V-1814) le dio cuenta a Larrea del victorioso Combate de Montevideo diciéndole que tenía "…el placer infinito de informarle que…al amanecer, la escuadra del enemigo, constituida por [las naves] Mercurio, Neptuno, Mercedes, Paloma, bergantín San José, el queche Cisne, una goleta grande, la balandra de Castro, el falucho Fama y un lugre, levó anclas y salió dispuesta a capturar y llevar a su puerto a la flota bajo mi mando…", la que consistía en una "…pequeña escuadra…formada por la Hércules, Belfast, Agreable, Zephyr, bergantín Nancy, goleta Juliet y zumaca Santísima Trinidad…".

Luego de diversas maniobras, intercambio de metralla y persecución, y con poco viento, el disparo "…de un par de andanadas [desde la Hércules], … produjo tal desorden en … la escuadra [enemiga], que en el transcurso de pocos minutos el bergantín San José, [y las] naves Neptuno y Paloma se rindieron y …tengo el placer de informar a la sensibilidad de S.E. que, aparentemente, fueron pocas las vidas que se perdieron de ambos bandos…"; agregando que había tomado mas o menos 500 prisioneros con este comentario: " …Creo de este modo que las armas de la Patria han alcanzado completa victoria sobre una fuerza muy superior del enemigo…"; y finalizando con esta elevada sugerencia: "…El usar de represalias demostraría debilidad y el perdonar sería generosidad…".(6)

     
  NOTAS  
Página 1 2 3 4 5 6 7 8 9