Congreso Internacional de Historia
Bicentenario de la Campaña Browniana en el Rio de la Plata (1814-2014)

ESCUELA DE DEFENSA NACIONAL, 22 y 23 de octubre de 2014. Ciudad Autónoma de Buenos Aires.


"1814: Ofensiva realista de Fernando VII y contraofensiva revolucionaria en el Rio de la Plata"
por D. Ricardo P. Garay

CNRS (Centre National de la Recherche Scientifique, Francia)

 
   
   
  NOTAS | VOLVER  
 

Introducción

Rebelarse contra un poder colonial es un acto peligroso, donde numerosas vidas serán sacrificadas, lo que explica su carácter excepcional. Diferentes grupos sociales ven en la rebelión, una oportunidad repentina de actuar. Lo hacen por sus propias razones y luchan por sus propios intereses:

  • Los criollos se sienten postergados por las autoridades coloniales porque no pueden ascender a los puestos más importantes de la administración, del ejército o del clero (Caracas, Buenos Aires).
  • Las poblaciones rurales, indígenas y/o africanas quieren terminar con la miseria, la explotación y la esclavitud (México, Alto Perú, Uruguay).
  • Los comerciantes quieren comerciar libremente a nivel internacional (Buenos Aires)

 ¿Cómo revueltas locales dispersas, llegan a englobar todo un continente?

Cuando los diferentes sectores sociales que cuestionan los instrumentos del poder colonial se rebelan de conjunto, la causa de la independencia puede entrar en una fase de aceleración, de expansión. Se enciende, está ganando terreno, obligando al poder colonial a luchar por su propia supervivencia.

En 1814, son derrotadas casi todas las revueltas locales aisladas, donde diferentes sectores sociales no logran ponerse de acuerdo y actuar de conjunto (Venezuela, México, Chile, Alto Perú). Por el contrario, Buenos Aires y sus aliados locales (Artigas) logran mínimos acuerdos que les permiten resistir y contraatacar. Adueñada del Rio de la Plata y victoriosa contra los realistas en Montevideo, Buenos Aires gana de España, el merecido apodo de “La Rebelde”. Ese dificil contexto hispanoamericano de 1814, donde la causa de la independencia podria haberse demorado indefinidamente, se puede resumir así. 

Enero de 1814. Fernando VII regresa a España.  

Al cabo de seis años de encarnizada lucha, el pueblo español, conducido por las cortes de Cádiz y con el apoyo de fuerzas inglesas, expulsa a Napoleón de España y obtiene el retorno de Fernando VII (1)(2). El entusiasmo popular es indescriptible. Las cortes de Cádiz, de inspiración liberal, esperan la instalación de una monarquía parlamentaria, como en Inglaterra.

En febrero, un decreto de las Cortes establece que "no se reconocerá por libre al Rey, ni por tanto se le prestará obediencia, hasta que en el seno del Congreso nacional preste el juramento prescrito en el artículo 173 de la Constitución". Esos españoles liberales son  hombres instruidos, que han hecho prosperar ideas democráticas en la metrópoli y se muestran comprensivos con movimientos similares en las colonias. Pero no comprenden que Fernando VII es un monarca absolutista, que no comparte su poder.

En abril, el general Elío (ex virrey de Montevideo (3), pone sus tropas a disposición del rey y le invita a recobrar sus derechos. Haciendo caso omiso de las miles de vidas patriotas que costó su retorno, Fernando VII se libra a una represión feroz, afín de restaurar la monarquía absoluta. El 11 de Mayo son arrestados los miembros de la Regencia, junto a ministros y partidarios. El 13 de Mayo, Fernando VII entra en Madrid. Persigue y arresta patriotas notorios, entre los cuales se encuentra la plana mayor de la intelectualidad española. Se premia la delación y se elaboran listas negras. Y muchos españoles optan por el exilio.

En Venezuela: Derrota y exilio de Bolívar.

En 1810-11, parte de la aristocracia criolla (propietaria de plantaciones y minas donde trabajan esclavos) inicia la guerra de independencia (4). En 1813, Bolívar emprende la  «Campaña Admirable». Derrota a los realistas en Los Taguanes, toma Mérida y el 6 de agosto entra triunfalmente en Caracas.

Aprovechando el caos, muchos negros esclavos huyen de las plantaciones de la costa y son perseguidos por las tropas republicanas (Figura 1). Peones y esclavos reclutados por la fuerza, desertan de las tropas republicanas y se unen a focos realistas dispersos
(5).

Bandera de la “Guerra a muerte” de Bolívar.

Aprovechando el caos, muchos negros esclavos huyen
de las plantaciones de la costa. Reclutados por la fuerza,
desertan de las tropas republicanas y se unen a focos
realistas dispersos. Bolívar les declara la “Guerra a muerte”

Famoso por su valentía, el capitán de milicias español José Tomás Boves pronuncia : ¡Guerra a los blancos explotadores del pardo y del indio! ¡Las tierras de los blancos para los pardos! En nombre de «el Rey, la Religión y la Santa Causa», Boves derrota a Bolívar en Aragua de Barcelona, en agosto de 1814.

Imbuida de ideas jacobinas y centralizadoras, la Segunda República de Venezuela recibe su herida de muerte y Bolívar se exila en Jamaica.

En México: Derrota de Morelos

En 1810, sectores rurales indígenas inician la guerra de independencia, lideradas por el cura Hidalgo y luego por el cura Morelos (6). Luchan por recuperar sus tierras, enfrentando tanto a españoles como a criollos.

En 1814, José Gabriel de Armijo (militar mexicano y realista) derrota al cura Morelos en la Batalla de Tlacotepec. Siguen sucesivas derrotas, y Morelos es finalmente capturado por las tropas españolas y terminara fusilado en 1815. 

En Chile: Derrota de O’Higgins

Numerosos enfrentamientos oponen a las fuerzas patriotas de O’Higgins y de los hermanos Carrera (7). Aliados, pero en conflicto permanente, O’Higgins y los hermanos Carrera son derrotados en 1814 por los realistas en Rancagua. O’Higgins emprende el cruce de la cordillera y emigra hasta la vecina Mendoza.

En el Rio de la Plata

A partir del Cabildo abierto del 25 de Mayo de 1810, y a diferencia de las monarquías absolutistas, Buenos Aires tiene gobiernos colegiados, elegidos y remplazados al azar de las circunstancias, donde todo se discute y se vota. Participan criollos  independentistas, prelados, comerciantes, e inclusive españoles. Piensa y manda no solo una persona, sino un conjunto de individuos. Es el espíritu de la época, que anima a muchos ciudadanos de uno y otro lado del Atlántico.

A diferencia de Bolívar, Buenos Aires gana a las poblaciones rurales de la Banda Oriental (8). Habiendo recibido el grado de teniente coronel por el gobierno de Buenos Aires, Artigas hostiga a los realistas de Montevideo desde 1811.

La noticia del regreso de Fernando VII al trono español obliga a acelerar las acciones. El gobierno porteño le opone una doble estrategia. Por un lado envía a Belgrano y Rivadavia a negociar a España, y por el otro sigue la guerra. Belgrano y Rivadavia tardan en llegar a Europa y su misión se terminará en la nada. Por contrario, la revolución avanza contra los realistas de Montevideo.

En enero de 1814, el español Juan Larrea, ministro de Hacienda del gobierno porteño, impulsa y financia la flota del almirante Brown. En marzo, Brown toma la isla Martín García, ancla frente a Montevideo y declara el bloqueo naval a la ciudad. La escuadra realista sale a enfrentar a Brown, pero es derrotada en la batalla naval del Buceo. La mayor parte de los buques realistas son capturados, destruidos o huyen en dirección a España. La superioridad naval realista habiendo desaparecido, en junio Alvear entra triunfalmente en Montevideo.

Recordando la proeza de las invasiones inglesas, los realistas comienzan a calificar Buenos Aires con el merecido apodo de “La Rebelde”.

Epilogo

A fines de 1814, Fernando VII encarga al teniente general Pablo Morillo, de organizar una gran expedición de 10.600 hombres, destinada a reconquistar el Río de la Plata.

Buenos Aires se prepara a resistir. Se recauda dinero para pagar los trabajos de defensa, se reclutan hombres para engrosar los cuerpos de voluntarios y se ordena la movilización obligatoria de todos los ciudadanos en las milicias.

Fernando VII era considerado por sus súbditos, como un rey sin escrúpulos, vengativo y traicionero. No arriesga y hace desviar la expedición a Venezuela. Fernando VII ha merecido por parte de los historiadores un unánime juicio negativo, pasando a los anales de la historia de España como el “Rey Felón”.

La revolución sobrevive en el Rio de la Plata, pero más de una década pasara antes que la mayoría de los países hispanoamericanos accedan a la independencia. El éxito de la contraofensiva porteña de 1814 muestra que el éxito de una rebelión local depende de la dificil, pero no imposible tarea de unir a los diferentes grupos sociales enfrentados al poder colonial.