Palabras del Almirante Brown

“Es preferible irse a pique que rendir el pabellón.” 
(Señal dirigida a la escuadra, antes del combate de Quilmes, el 30 de julio de 1826).

“Fuego rasante que el pueblo nos contempla.” 
(Señal izada en el palo de mesana de la 25 de Mayo, nave insignia del Almirante,
antes del combate de Los Pozos).

“El honor nacional requiere un esfuerzo. El jefe de la escuadra debe hacer y hará su deber.
Si el éxito es favorable, todo irá bien; pero si es desgraciado, suplico se salve mi nombre y el honor de mi familia”
. (Parte del 4 de marzo de 1826; fechado en La Colonia,
a bordo de la corbeta 25 de Mayo).

“Marinos y soldados de la República: ¿Veis esa gran montaña flotante? Son 31 buques enemigos. Mas no creáis que vuestro General abriga el menor recelo, pues que no duda de vuestro valor y espera que imitaréis a la “25 de Mayo” que será echada a pique antes que rendida. Camaradas: confianza en la victoria, disciplina y tres Vivas a la Patria.” 
(Orden del Día en Los Pozos, frente al enemigo, el 11 de junio de 1826).

“Espora: hoy tendremos un día glorioso, si todos los nuestros cumplen su deber,
como lo espero lo haga este buque.” 

(A su capitán de Bandera D. Tomás Espora, a bordo de la “25 de Mayo”,
antes del combate de Quilmes).

“Compatriotas: Vuestra estimación es el más dulce premio a que podría yo aspirar. Mi vida
es vuestra, y rendirla por la gloria del país, es mi primer deber”.
 
(Al pueblo de Buenos Aires, que lo recibió triunfalmente en Buenos Aires,
luego de la acción de la Ensenada).

“No me pesa haber sido útil a la patria de mis hijos, considero superfluos los honores y las riquezas, cuando bastan seis pies de tierra para descansar de tantas fatigas y dolores...” 
(Al destacado marino Joao Pascoe Grenfell, en su quinta de Barracas).

“Respetables señores y señoritas: Agradezco profundamente un obsequio que tanto me lisonja, y puedo asegurar en mi nombre y en el de mis compañeros de peligro, que esta bandera así consagrada no vendrá abajo, sino cuando caiga el mástil
o se sumerja la nave que la tremole.” 


(Agradecimiento a las damas argentinas que le donaron la bandera conocida como
de Los Pozos, luego del triunfo en el combate del 11 de junio de 1826).

MÁS INFO +|


En 1812 el Almirante Guillermo Brown adquirió una extensión de terreno cercano al Riachuelo en Barracas y la Boca actual, al padre José Ramón Grela. Allí establecería una quinta y construiría la casa que sería su hogar.
 
MÁS INFO +|




1777 22 En la aldea de Foxford del condado de Mayo, en Irlanda, nace Guillermo Brown.
1812 23 El escribano porteño D. Juan Cortés inscribía en su registro la escritura de compra-venta de la casa quinta ubicada en el Cuartel Nº 25 de Barracas, a favor de Guillermo Brown. Dicha finca estaba ubicada en la actual Av. Martín García Nº 586, Ciudad de Buenos Aires.
1816 5 Brown, a bordo de la "Hércules", abandona las aguas de San Buenaventura y se dirige a las Galápagos para aprovisionarse. Posteriormente cruza el Cabo de Hornos, recala en Malvinas y más tarde un temporal lo deriva sobre la costa brasileña y a la altura de Cabo Frío detiene y visita al bergantín inglés "Jane" del cual recibe noticias sobre la situación político-militar imperante en el Río de la Plata. Previo consejo de oficiales, Brown resuelve continuar viaje hacia el Caribe.
1817 3 El Almirante Brown arriba a Londres con el propósito de apelar la sentencia de las autoridades de Antigua y reclamar al gobierno inglés la justicia que se le debía. Por razones de jurisdicción es revocada la sentencia de Antigua pero el buque y su cargamento no es devuelto a Brown y el largo pleito iniciado no tiene solución real.
1819 3 El Director Supremo José Rondeau devuelve el proceso del Coronel de Marina Guillermo Brown, al Jefe del Estado Mayor, Para que se disponga la formación del Consejo de Guerra. Posteriormente fue absuelto plenamente y le fueron devueltos sus bienes que le habían sido secuestrados. Brown conservó su grado militar pero sin desempeñar cargo alguno. Las operaciones contra el Imperio del Brasil serían la racha que lo llevaría a la conquista de su gloria.
1826 11 Se libra el combate naval de Los Pozos. Una fuerza al mando del Almirante Brown, compuesta de una fragata, una barca, dos bergan­tines y ocho (anchas cañoneras, rechazan el ataque que sobre ¡a misma llevó a cabo la flota brasileña compuesta por treinta y una naves, a las órdenes del Comandante James Norton, Antes del combate Brown arenga a sus tripulaciones y les comunica la siguiente señal: "Fuego rasante que el pueblo nos contempla".
1827 11 Repuesto del golpe de Monte Santiago el Almirante Brown iza su insignia en el bergantín-goleta "8 de Febrero" y alista sus fuerzas para seguir la lucha contra los brasileños. Cabe destacar que seis buques que ahora formaban nuestra escuadra habían sido apresados a los imperiales.